about-image

Sobre Mí

Vivir con alegría y plenitud es una decisión personal.

No puedes controlar todo lo que pasa, pero si eres responsable de la forma en la que reaccionas ante cada cosa que la vida te presenta.

La depresión causada por una pérdida dolorosa es uno de los más grandes retos que nos pone la vida. Sólo una decisión consciente y voluntaria te permite salir de esa depresión y regresar a vivir plenamente, porque nada ni nadie puede ayudar a quien no quiere ayuda.

El camino de regreso a la vida es lento y lleno de altibajos, pero al mismo tiempo, puede ser la mejor escuela de desarrollo personal que vas a tener. La vida se retoma con otros ojos para mirar la realidad, con otra actitud y con una capacidad diferente para soñar.

Hace 7 años, con unos meses de distancia a causa de una enfermedad, perdí mi pierna y brazo izquierdos, lo que me provocó una discapacidad motriz muy severa. Ese proceso desató muchos de mis demonios y me forzó a mirar de frente los sacos emocionales que venía cargando. Tomó varios años y mucha voluntad volver a conectarme con la vida.

Me considero una persona común y corriente, pero en este proceso recibí muchos regalos que acepté y hoy quiero compartir contigo, sea que estés pasando por una depresión o una pérdida, acompañando a un ser querido o simplemente si eres alguien con deseos de vivir su vida intensa y plenamente.

Una de mis pasiones de siempre ha sido viajar y por eso, una parte de esta página está dedicada a compartir consejos para que alguien con discapacidad motriz pueda seguir conociendo nuevos lugares.

Te invito a acompañarme en esta aventura para Vivir Viviendo.